Entrando en la secta de Debian (Parte 1)

Quizá el rollo de: “tener un hijo, plantar un árbol y escribir un libro”, lo cambiaría en estos tiempos por algo mas bello como “colaborar en un proyecto libre” es lo mas parecido a dejar descendencia y en lo posible mejorar el mundo.

Llevo años colaborando anonimamente en la wikipedia, y creo que salvo que algún día alguien desvele mi identidad secreta, seguiré así, y así puedo decir en decenas de wikis, creo que la humildad es uno de los pilares para conseguir un mundo mas justo, los héroes son malos ejemplos a seguir porque siempre decepcionan y siempre son humanos.

Al igual en el software libre, he colaborado e incluso estoy viviendo del software libre mas o menos, y mas o menos también buscando el anonimato.

La 1º regla hacker, es que no te puedes autonombrar “hacker”, alguien te lo tiene decir y cuando mas hacker es el que te lo dice mas honrado te puedes sentir.

Pero que diablos, todo hijo necesita un padre para no ser un “hijo de puta” (que las feministas ven la parte de la madre y el oficio antiguo, pero el insulto en si es “tuviste un padre desgraciado que no quiere saber nada de ti”) y quiero ser padre reconocido de algún proyecto de software libre…bueno no quiero…no se…me siento con sentimientos encontrados…

Y además creo que ya llevo suficientes años pegandome con el pingüino y con el Ñu como para ser fuerte, a parte que mi nivel de ingles sigue siendo una mierda pero ya no es una mierda infecta.

p66g2HF

Por lo que he decidido entrar en la SECTA DE DEBIAN. Es la distribución de Linux de referencia y fue de las primeras, siguen ahí parece que a la sombra de un gigante africano, pero siguen ahí.

Tengo gente de mi entorno que entro en la secta hace 10 años (señor GHE Rivero saludos), no se si siguen o los han asesinado en una misa negra. Pero no quiero pedirle ayuda (de momento) voy a ser fuerte y voy a pasar las pruebas iniciaticas de la masonería libre digital.

Y en plan reportaje 28 días o cámara en mano, me voy a meter en la secta y voy a comentaros mis pasos, mis experiencias y por supuesto mis sentimientos (que eso vende mucho).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *