Cuando un trozito de tu corazón se queda en ese lugar, virtual

Se que el videojuego sigue siendo algo mal visto. Se que hablar de cosas profundas de un videojuego la gente no lo comprende, se creen que se puede hablar de cosas profundas de poemas, libros, música o películas, pero del videojuego todavía mas porque es algo que has vivido, de forma virtual pero has vivido.

He jugado a casi todos los títulos de la saga GTA, el primero de ellos que jugué fue el GTA 2, lo jugué en PC y cuando tuve una Dreamcast lo rejugué haciéndome todas las misiones, hubo misiones que me marcaron como la de hacer salchichas de carne humana.

Después de este, años mas adelante, probé en casa de un amigo el GTA 3, no llegue a jugarlo mas.

Pero otro que paso por mi vida y formo parte de ella fue el GTA 3 San Andreas, recuerdo aun la casa familiar donde empezaba toda la acción, incluso en el viejo blog “Sandia Weblog” hice un articulo sobre ello.

Pasaron otra vez los años, y por azares del destino un amigo de una amiga me dio en herencia una Play3 con los GTA IV y el V.

Y volví a visitar otro mundo virtual de la mano de un inmigrante de europa del este, tengo buenos recuerdos de mi primo en el juego, de el pisito de lujo en la zona centro, de mi primera cita en la bolera.

El GTA 5 de momento lo tengo ahí pendiente.

Pero el origen de este articulo es el siguiente vídeo, una persona que se graba recorriendo a pie todos los mundos virtuales que ha tenido la saga GTA, el mas largo es apenas 1 hora y media.

Pero verlo me ha traído una sensación de pena, añoranza o nostalgia parecida a como cuando ves fotos de tu viejo barrio donde naciste y ya no existe porque han cambiado edificios o solo las tiendas pero quien no recuerda con cariño el viejo kiosko donde compraba sus primeras chucherias. O paseas por el google street view por una ciudad en la que viviste unos meses pero dejaste un trozito de tu corazón y de tu vida hace años, en mi caso era Leeds.

Pero claro, un videojuego o una saga de videojuegos no puede darte esos sentimientos tan profundos, una canción si es de los putos Beattles si, pero un videojuego es un arte menor, tres cojones veintitres, son vivencias mas fuertes porque participaste en ellos, no seguía sonando la melodía si no tocaras tu el piano llamado mando/joystick/teclado/ratón.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *